Filtrar por año



Bitan Franco, Óscar Martínez y Sito Morillo asumen la dirección creativa ejecutiva en Publicis España »

Los fans de MTV participarán en sus eventos »

Más de 1.000 millones de usuarios de cupones móviles para 2019 »


  Paperboy patrocinado por:






  lahistoriadelapublicidad.com colabora con:



¿Quién diseñó a Bibendum?

Bibendum fue creado en 1898 por la imaginación de los hermanos Michelin y el pincel del gran artista de carteles Marius Rossillon conocido por O'Galop. Rápidamente se convirtió en un gran éxito. En su imagen original, Bibendum lucía siempre un puro y unos quevedos, pero con el tiempo, esta figura ha ido adaptándose a la nueva coyuntura social y los nuevos cánones estéticos, estilizando su silueta y abandonando su carácter de vividor/juerguista.

Durante la Exposición Universal y Colonial de Lyon en 1894, los hermanos Edouard y André Michelin observaron que una pila de neumáticos expuesta asemejaba la figura de un hombre sin brazos. Cuatro años más tarde, André conoció al dibujante francés Marius Rossillon, popularmente conocido como O'Galop, quien le mostró una imagen que había creado para una cervecería de Munich en la que se veía a una gran figura sosteniendo una enorme jarra de cerveza y citando la frase de Horacio: «Nunc est Bibendum». Esta imagen diseñada por O'Galop para la cervecería finalmente fue rechazada y de inmediato a André se le ocurrió reemplazar el hombre por una figura hecha de neumáticos. Así fue cómo nació Bibendum, el símbolo de Michelin. Una de las figuras comerciales más reconocidas del mundo publicitario moderno, cuya representación se extiende a más de 150 países.

Fue O'Galop quien realizó el primer cartel para la marca -a nuestros ojos, terrorífico; políticamente incorrecto y con un look cercano al de una momia entrada en carnes-. Este primigenio Bibendum, copa en mano, lanzaba un brindis en el que decía «À votre santé. Le pneu Michelin boit l'obstacle» (A vuestra salud. Los neumáticos Michelin se beben los obstáculos). Durante 15 años, la marca utilizó este formato de póster en el que mostraba sobre la mesa las últimas novedades en neumáticos. En sus inicios, Michelin hizo trabajar a muchos dibujantes: Albert Philibert, Fabien Fabiano, René Vincent Rageot, O'Galop... quienes interpretaron, cada uno a su manera la figura de este personaje que desborda humor y vitalidad. Tanta variedad y riqueza en las interpretaciones, permitieron que Bibendum sobrepasara el estatus de simple icono de empresa, y se convirtiera en un símbolo del mundo moderno, incluso una inspiración para los artistas de su época.

La capacidad promocional de los hermanos Michelin fue legendaria a principios del siglo XX. En 1900 decidieron publicar la primera Guía Michelin, con el objeto de «proporcionar todas las informaciones útiles al conductor que viaja por Francia, para abastecer o reparar su automóvil, para alojarse y comer». Bibendum aparece desde 1901 en la contraportada de la Guía, y no la ha dejado nunca.

Al igual que Mortadelo en el universo cómic, Bibendum es uno de los personajes que más se ha disfrazado dentro del mundo del branding. Para hacer su presentación en Inglaterra en 1904, fue vestido con una armadura, con lanza y escudo; ofreciendo un porte más serio y solemne. Mientras que en Italia hombre de Michelin se transforma en una especie de diplomático con chaqué idolatrado por las mujeres. Bibendum carece de pudor y aparece en las situaciones más estrafalarias: como emperador romano, como Luis XIV... siempre al servicio de la marca.

En esta evolución gráfica, en 1907 Michelin se implantó en New Jersey (Estados Unidos). A partir de 1916, las campañas publicitarias de Michelin en la prensa americana adquirieron un estilo nuevo, muy distinto del imperante en Europa. Durante más de diez años, Arthur Norman Edrop, dibujante y periodista, diseñó al personaje en las más prestigiosas publicaciones.

Para poder seducir al mercado inglés, cuyo parque automovilístico era, desde 1907, el más denso de Europa, Michelin hizo construir una nueva sede para la Michelin Tyre Company. Con la Michelin House en Londres o Palacio de Bibendum, Michelin se mostró como un gran precursor, que no dudó en utilizar la decoración monumental como medio de comunicación. El edificio, inaugurado en enero de 1911, impresiona por sus formas que ‘ensalzan' al neumático Michelin y a Bibendum.

Desde de finales de los años 20, Michelin acudía cada vez menos a artistas independientes. Por ese motivo, la iconografía de Bibendum se uniformó, dando paso a composiciones publicitarias con fotomontajes, en las que el neumático y el vehículo pasaron a un primer plano. Y fue entonces cuando Bibendum también se introdujo en el mundo cinematográfico mediante dibujos animados y otras películas.

Los años 80 inauguraron un poderoso retorno de Bibendum a la publicidad. Su centenario en 1998 fue la ocasión perfecta para darle un nuevo look, más esbelto y más dinámico. El emblema dibujado por O'Galop inauguró el fenómeno de las mascotas en el branding. Tarjetas de Navidad, un concurso de arte, Bibendum sigue inspirando a los diseñadores e ilustradores del siglo XXI.

Fuente: graffica.info

Bibendum

Bibendum

Bibendum

Bibendum

Bibendum

Bibendum


 

Comparte este artículo:    

Fecha: 11/09/14 || Añadir Comentario || Comentarios
El fin de una marca centenaria: Paduana

En 2019 Paduana, la fábrica textil que en 1919 fundó el ontinyentí José Simó Marín, cumpliría cien años. Cosa que no ocurrirá porque la famosa firma de la capital de la Vall ha sido liquidada tras años de graves problemas económicos, tal como informó ayer Levante-EMV. El historiador local Josep Gandia, en su aportación a la Història básica d´Ontinyent, recuerda el origen del que fue buque insignia fabril de Ontinyent y evoca que se fraguó, inicialmente, con el fin de «dar trabajo a los operarios despedidos por sus creencias políticas, próximas al ideario carlista», cuenta.

Paduana nació como Colomer, Simó, Moscardó y Cía. Sus socios eran los hermanos José y Manuel Simó Marín, Joaquín Colomer Mergelina y José María Moscardó Boluda, adscritos todos ellos a las grandes propiedades agrícolas de la zona y destacados militantes de las filas carlistas de la época. De ahí que en aquellos primeros años recibiese el apelativo popular de la fàbrica dels carlistes. Cuando se constituyó la sociedad fundacional, se hizo constar en escritura pública que «el 50 % de los beneficios se dedicarían a participación de los trabajadores y a obra social».

Paduana siempre ha estado entre la ribera del río Clariano y la plaza Concepció, donde hoy permanece en pie pero apuntalada la fachada modernista de la primera sede, mudo testigo de un esplendoroso pasado. Detrás sólo queda un solar donde hace un quinquenio, antes que aflorase el pinchazo de la burbuja del ladrillo, se había diseñado un idílico bloque de viviendas de lujo.

Cuando Paduana inició su actividad Ontinyent tenía 12.000 habitantes. Sin embargo la pujanza sería rápida, ya que en los años treinta tenía en nómina a 120 trabajadores. En la Guerra Civil fue incautada. El 3 de octubre de 1936, José Simó Marín sería fusilado en Paterna. Terminada la contienda, sus tres hijos, José, Vicente y Patricio Simó Aynat, asumirían la propiedad total de Paduana ante el nuevo periodo, ciñendo su producción a la fabricación de mantas, paños, secamanos, delantales, sacos de envase y todo lo concerniente al ramo de la lana y el algodón; si bien aquellos primeros años de posguerra no fueron fáciles ya que la fábrica se encontraba medio desmantelada, y carecía de efectivo, materias primas y artículos manufacturados.

La recuperación en los 50
La primera decisión de calado la asume José Simó al crear una sociedad anónima, con cuyas aportaciones empezaría a revitalizarla. Paduana inicia entonces una etapa evolutiva: elimina la diversidad poco rentable y se centra en la producción de mantas. Eran los años 50, y los cambios empezaban a ser sustanciales a la hora de fabricar, debido a los tintes, hilaturas, acabado y otras circunstancias clave en la calidad de los artículos, cuyo producto estrella será la manta jacquard. La llegada de la década de los 60 contará con un aliciente especial al asumir el mando el entonces joven Ricardo Cardona, licenciado en Economía y Derecho por la Universidad de Deusto. Reorganiza completamente la empresa, modifica su organigrama, delimita funciones y establece manuales de trabajo. Es cuando se introduce la fibra sintética, que revolucionó el colorido y el peso de las mantas. Comercialmente se opta por el marketing agresivo, con publicidad en la televisión y otros medios. Y empiezan a exportar a países como el Reino Unido, donde Paduana envían 100.000 mantas al año.

Visita de don Juan Carlos en 1963
El 17 de marzo de 1965 quedaría marcada como una fecha única en la historia de Paduana. Ese día el aún príncipe heredero de la corona española, Juan Carlos, acudía a Ontinyent para visitar la modélica empresa. La visita tuvo eco en todos los informativos de la época y la constancia gráfica se debe al hoy veterano fotógrafo local Ricardo García. La estancia se fraguó con el padre del príncipe en Estoril, en 1963, cuando el conde de Barcelona, Juan de Borbón, se comprometió con José Simó a que si volvía a España visitaría Paduana. No lo pudo hacer el conde, pero si su hijo y futuro rey.

Las décadas de los 70 y los 80 vendrán marcadas por una estabilización, con hitos como el spot televisivo de 1977, en el que el desnudo de una mujer camuflado entre los pliegues de una manta causa conmoción. Fueron años de experimentos comerciales como la Manta Ibérica Exportación o de la apertura de sucursales en Marruecos y Chipre.

El envejecimiento de sus cuadros de mando, la muerte de los tres hermanos en pocos años, la falta de inversiones y de adaptación al mundo globalizo, así como las diversas oleadas de reducción de plantilla, marcarían el ocaso del buque insignia, que languideció hasta ser ya sólo una marca comercial casi sin actividad.

Fuente: Esta noticia fue publicada en levante-emv.com el pasado 19 de julio de 2012.


Paduana

 


 

Comparte este artículo:    

Fecha: 04/09/14 || Añadir Comentario || Comentarios
DDB patrocina el Centro de Documentación Publicitaria

Estamos tan encantados que Publicis patrocine el Centro de Documentación Publicitaria, que hasta hemos hecho un anuncio. Gracias a ellos, piezas históricas de la publicidad como el documento más antiguo de una agencia española, se conservan aquí para el disfrute de todo el mundo.



Puedes ver AQUÍ el resto de anuncios que hemos realizado para nuestros patrocinadores hasta el momento.

 

Comparte este artículo:    

Fecha: 02/09/14 || Añadir Comentario || Comentarios
Bibendum, de Michelin, paseando por los Campos Elíseos

Bibendum

 

Comparte este artículo:    

Fecha: 01/09/14 || Añadir Comentario || Comentarios
La Belle Publicité, empresa de artículos promocionales, allá por 1933

La Belle Publicité

 

Comparte este artículo:    

Fecha: 01/09/14 || Añadir Comentario || Comentarios







 

 

 

Web bajo licencia Creative Commons. Se permite copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra bajo las condiciones de Reconocimiento y Sin obras derivadas
© La historia de la publicidad contada desde un principio 2007 - Aviso Legal - Créditos