El 44% de las pymes españolas tienen sus webs adaptadas a los dispositivos móviles »

Cosmopolitan busca los hombres más atractivos de España »

Las mejores apps de las vacaciones »


  Paperboy patrocinado por:






  lahistoriadelapublicidad.com colabora con:





Federico Ribas Montenegro

1890 - 1952

Nació en Vigo. Dibujante y publicista español. Sus anuncios y carteles para las campañas publicitarias de la industria de perfumería Gal, realizados a partir de 1916, sentaron las bases de la publicidad española. Dio a conocer sus ilustraciones en las publicaciones Blanco y Negro, La Esfera, Buen Humor, Aire Libre, Lecturas y Crónica. En Buenos Aires realizó durante los años cuarenta las adaptaciones gráficas del Quijote (1946) y de La isla del tesoro (1947). Ilustró también Botafuego «chauffeur» (1921) de la condesa de Baillehache, La tierra de todos (1922) de Blasco Ibáñez, El hombre y los animales (1948) de Constancio C. Vigil, etcétera. Muere en Madrid.

A continuación, el texto publicado en La Voz de Galicia, el 13 de septiembre de 2002, por Carlos Fernández:

El nombre de Federico Ribas puede que no diga nada a muchos gallegos de hoy, especialmente a los jóvenes, pero fue uno de los grandes artistas gráficos españoles del primer tercio del siglo XX.

Nacido en Bouzas en 1890, marchó a Buenos Aires, donde se dedicó al dibujo y a la decoración, colaborando en distintas publicaciones y entablando amistad con el también gallego José María Cao, pionero en Argentina del humor gráfico en la prensa.

De vuelta a Europa, se instaló en París. Cuando se produjo la Gran Guerra regresó a España y colaboró, como ilustrador y dibujante, en las grandes revistas de la época: La Esfera, Nuevo Mundo y Blanco y Negro. También, desde 1923, publicó viñetas en Faro de Vigo y, desde 1925, en El Pueblo Gallego.

Fue, asimismo, diseñador de productos industriales, creando, por ejemplo, la imagen del jabón Heno de Pravia de los Laboratorios Gal.

A finales de los años 20, el Pictorial Review de Nueva York le pagaba 250 dólares por una cabeza de mujer. Se exilió a Argentina, durante la Guerra Civil. A finales de 1949 regresó a España, instalándose en Madrid. Su salud comenzó a deteriorarse hasta su muerte, tal día como hoy hace medio siglo.

El siguiente texto fue publicado en el blog de Jaime Asensi:

Otro de los grandes dibujantes de los años 20. Federico Ribas nació en Vigo en 1890. Vivió en Argentina donde después de unos comienzos duros empezó a publicar en periódicos como Última Hora y en publicaciones como P.T.B., Papel y Tinta, Crónicas de oro y Caras y Caretas. Mas tarde se traslada a París donde trabaja para la revista Mondial de la que llegaría a ser su director artístico. También colaboró con Le Rire y Elegances. Con el estallido de la I Guerra Mundial se traslada a Madrid, en donde colaboró en La Esfera, El Sol, y, por supuesto en las revistas ilustradas Blanco y Negro, Nuevo Mundo, Mundo Gráfico, Por esos Mundos o Buen Humor. También colaboró con el Faro de Vigo, El Pueblo Gallego y la revista ilustrada Vida Gallega. Con el estallido de la rebelión militar del 36 vuelve a Buenos Aires colaborando con el grupo de Luis Seoane en la denuncia del terror franquista. Federico Ribas muere en 1952 ya en España. Lo que muestro aquí son dibujos que hizo para La Novela Semanal.

Otra fuente:

La condición de ilustrador mundano y elegante que cubre la mayor parte de su vida, puede restar importancia al arte de este vigués, en su momento universal, famoso y admirado, y hoy bastante olvidado.

Su familia deseaba que estudiase Medicina, pero el futuro artista rechazó esta opción, como la de opositar al cuerpo de Correos. Decide emigrar, y a los diecisiete años se encuentra en La Argentina. En Buenos Aires comienza como pintor de brocha hasta que consigue publicar dibujos en periódicos y revistas, alguna tan importante como «Caras y Caretas», en la que también aparecieron trabajos de Castelao y Luis Seoane.

Inquieto y descontento, decide regresar a Europa, buscando París como meta. En los años inmediatamente anteriores a la guerra europea está en la capital francesa, donde enseguida consigue popularidad, que se trunca por el aludido acontecimiento bélico.

Regresa a España y se instala en Madrid, en 1916. Gana un concurso de carteles para una gran firma de perfumería y lo contratan importantes editoriales como portadista de libros, tarea a la que dedicará muchos de sus trabajos. Cultiva un arte modernista, elegante y erotizado que a veces firma con el seudónimo de Mirko.

En 1929 asume la dirección de una gran empresa de publicidad. Cuando estalla la guerra civil se encuentra en Vigo. Su ideología republicana le produce contratiempos, y marcha nuevamente a Argentina, donde en Buenos Aires se encuentra con Castelao y Seoane. Allí continúa hasta 1949, en que retorna a Madrid para continuar en sus antiguos trabajos publicitarios. Es objeto de un homenaje en el Círculo de Bellas Artes, donde es saludado por el Marqués de Lozoya, máxima autoridad del mundo plástico en la España franquista.

De cuando en cuando vuelve a Galicia y pinta acuarelas de temas de mar, exquisitas de sencillez y viveza. Colabora ocasionalmente en Faro de Vigo y en la revista Vida Gallega.

En Blanco y Negro y ABC ha dejado lo mejor de su calidad de ilustrador en los años de anteguerra. Los tres últimos de su vida son también intensos, ejerciendo un verdadero magisterio que crea escuela. Repentinamente, a la puerta de su casa, en plena calle Marqués de Urquijo, muere el 11 de septiembre de 1952.

La obra de Federico Ribas está recogida en museos de Galicia y en las colecciones y archivos de Prensa Española y empresas industriales, publicitarias y editoriales para las que trabajó durante tantos años.

Fue un dibujante exquisito, influido inicialmente por los ilustradores ingleses, desde Beardsley hasta españoles universales como José Segrelles. Crea un estilo propio sólo comparable al de Penagos, hasta el punto de que las mujeres visten, se maquillan y se comportan como Ribas ideaba. Eleva el cartel a categoría de arte, como Toulouse-Lautrec, y hace de la ilustración circunstancial una expresión perdurable, siempre en la gracia de una línea suave, un estilizamiento deliberadamente decadente y un colorismo caliente y entonado.


Federico Ribas Montenegro "nació el 26 de octubre de 1890. (...) En 1908 llega a la Argentina como tantos emigrantes gallegos. En su pequeña maleta llevaba algunas ropas, fotos familiares y algunos pinceles y lápices para comenzar a trabajar. (...) Los primeros meses caminó en procura de trabajo, hasta que comenzó como pintor decorador. Más tarde empezó como colaborador de famosas revistas de época Papel y Tinta y PBT en el diario Última Hora. Posteriormente incorporóse a la revista satírica Caras y Caretas. En aquella histórica y emblemática revista de actualidad y sátira, trabajaban dos destacados caricaturistas gallegos de gran fama José Maria Cao y Juan Carlos Alonso. (...) Después de algunos años en Buenos Aires juntó algún dinero para cumplir un viejo sueño conocer París. Así fue como en 1912 llegaba a capital francesa. Trabajó como director artístico de la revista Mundial que dirigía Rubén Darío y para Le Rire. (...) El alzamiento militar contra la república, el 18 de julio de 1936 encuentra a Federico Ribas en su casa de Beluso, allá estaban también disfrutando del verano Fernández Mesquita y su novia la genial pintora Maruja Mallo. Los militares pronto se hacen cargo de la villa y comienza la represión. El alcalde recientemente electo Johan Carballeira es detenido y fusilado y así una serie de amigos de Federico. La intuición sobre la gravedad de la situación lo llevó a trasladarse hasta Vigo donde estará oculto en la casa de unos familiares y desde allá tomará un barco hasta la Argentina. El 7 de noviembre de aquel año fatídico, estará nuevamente en el puerto de Buenos Aires. En aquella ciudad tenía amigos y un nombre ganado por su trayectoria artística. Era un hombre con grande experiencia en el mundo periodístico. Es así como fue nombrado director artístico de la gran revista argentina Atlántida. Durante su estadía en este país realizó distintas exposiciones y colabora con distintos periódicos antifranquistas como España Republicana. Realizó una serie de dibujos o estampas sobre el terror cometido por el franquismo en la provincia de Pontevedra. A fines de 1949 regresó a España, falleciendo en 1952" (1).
Notas
1 Pérez Leira, Lois: "Federico Ribas: un artista xenial", en Confederación Intersindical Galega (www.galizacig.com), Vigo, 2 de agosto de 2004. Traducción de MGR.












1933


1933


1925


1928




 

 

Web bajo licencia Creative Commons. Se permite copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra bajo las condiciones de Reconocimiento y Sin obras derivadas
© La historia de la publicidad contada desde un principio 2007 - Aviso Legal - Créditos